Un abrazo para reparar las emociones.

December 20, 2018

Cuando nuestras emociones están heridas, el primer rechazo que experimentamos es hacia nosotros mismos, a través de la culpa y el enojo; otra reacción natural está en alejar a los demás, con esto dejando el problema sin sanar. Grandes o chicas, las discusiones siempre dejan rastros que, si no atendemos, van creciendo en forma de rencores y resentimientos. La mejor manera de llevar a cabo la confrontación de emociones es a través de un abrazo. El abrazo que renueva el amor es muy importante para todas las personas. Y, ¿qué mejor que un rebozo para acostumbrar a tu bebé a esos abrazos que tanto bien hacen al alma?

A primera vista, el rebozo sirve para proteger y transportar a los bebés, pero el sentido más profundo de éste, está en transmitir ese amor incondicional de los padres al hijo.

Ahí, en los brazos de su madre o padre, se siente seguro, amado y puede recibir las fuerzas que necesita para seguir su excursión por el mundo, sanando su corazón de todo rencor que sólo le estorba.

Además, esa forma de abrazo que se da mientras la mamá carga a su hijo con un rebozo, es un gran medio a través del cual el niño se da cuenta que es amado a pesar de haberse portado mal. Entiende que a pesar de haber tenido una mala conducta, su madre siempre estará ahí para abrazarlo y lo amará siempre.

Abracemos a nuestros hijos y enseñémosles que no importa cuántos errores cometan, los padres siempre estaremos ahí para apoyarlos y amarlos. También preocupémonos por enseñarles valores, pues estos se quedarán grabados en su alma y lo acompañarán durante toda la vida.

Bibliografía: Los padres también se equivocan
Autor: Jirina Prekop