Recomendaciones para madres y padres solteros que trabajan.

June 21, 2018

Aprovecha cada minuto que tengas con ellos, pues es lo que más valoran.

En las sociedades modernas, los roles y estructuras familiares cambian todos los días, por lo que ahora nos encontramos con más y más hogares constituidos por madres y padres solteros que deben dejar a sus hijos con alguien para que los cuide para salir a trabajar. Esto conlleva muchas cargas y frustraciones; sin embargo, el error más grande es dejarse llevar por sentimientos de culpa.

Madres y padres solteros tratan de compensar esta culpa satisfaciendo todos y cada uno de los deseos materiales de los niños. Pero esto lejos de ayudar, convierte a los niños en tiranos. ¡Conservemos la calma y reflexionemos esta situación!

La primera recomendación a estos padres es aceptar la situación como algo que sucedió y que debe vivirse con la mayor templanza y positivismo, enfrentando la realidad y buscando un camino para la mejor solución que beneficie a todos y puedan aprovechar el tiempo que tengan al lado de sus hijos.

Confiar en que el hijo estará seguro es el primer paso para descargar culpa. Al momento de elegir quién cuidará durante las horas laborales, deberá pensarse en una persona cercana (padres, hermanos, tíos, buenos amigos), o en la posibilidad de contratar los servicios de una institución profesional dedicada a ello. La idea es saber y tener claro que estarán en un espacio bien atendido y seguro.

En segundo lugar, habiendo elegido el mejor entorno para que pasen las horas laborales, debe pensarse en la compensación por la ausencia. Hay que ser muy listos en este sentido, puesto que debe retribuirse con tiempo, con dedicación, con escucha y amor, no con objetos materiales que sólo sirvan para llenar huecos. Aprovecha cada minuto que tengas al lado de tus hijos, pues esto es lo que ellos más valoran.

Algo muy importante es tomar este camino con una consciencia tranquila, sabiendo que tras evaluar las mejores opciones, tu hijo estará en las buenas manos de quién tu decidas que se quede a cargo. Proveer y velar por la seguridad de tus hijos te hace un buen padre, ¡no dejes de repetírtelo! Haces lo que se necesita y más para mantenerlo, darle amor y educación.

Recuerda abrazar a tu hijo o hija siempre que puedas, aprovecha cada momento que tengan juntos para demostrarle lo mucho que lo amas y lo mucho que disfrutas compartir su vida.

Bibliografía:
Los padres también se equivocan
Jirina Prekop