¿Qué debo saber sobre destetar a mi bebé?

June 6, 2019

 

La lactancia materna brinda nutrición física y emocional a nuestros bebés

 

Sobre el destetar, y cuándo debe hacerse, existe mucha información que podría llegar a ser confusa. Algunos pediatras, y los usos y costumbres sociales, hablan de hacerlo a los 6 meses, cuando el bebé empieza con alimentación complementaria. La Academia Americana de Pediatría recomienda hacerlo a partir de los 12 meses, mientras que la Organización Mundial de la Salud y UNICEF sugiere que sea al menos alcanzando los dos años. Muchas mujeres, ante la presión social, incluso ocultan que amamantan a sus hijos hasta los tres o cuatro años, pues existe literatura que recomienda la lactancia hasta los siete años por lo menos. ¿Quién tiene la razón?

Como mamíferos, apunta la Dra. Dettwyler, los humanos tenemos glándulas mamarias cuya función es nutrir a los hijos. Dentro de la clase Mamíferos, los humanos pertenecemos al orden de los primates y tenemos la capacidad para accionar el amamantar y destetar, patrón que se ha moldeado durante más de 65 millones de años con objeto de asegurar el mayor índice posible de supervivencia en los hijos. Se supone que este patrón básico tiene una esencia fundamentalmente genética.

A continuación te platicamos  algunos factores que pueden determinar el fin del ciclo de lactancia, a partir de lo investigado por la Dra. Dettwyler:

Destete al alcanzar el triple o cuádruple del peso del nacimiento. Estudios determinan que los mamíferos destetan a sus crías cuando éstas triplican o cuadruplican el peso de nacimiento aparece extensamente en la bibliografía sobre lactancia (Lawrence 1989). Este regla de tres es válida para los pequeños mamíferos, pero no para los grandes. En promedio, los bebés en Estados Unidos cuadruplican su peso de nacimiento, en 27 meses (varones) o 30 (mujeres).

Destete al alcanzar un tercio del peso de adulto. Otros estudios sugieren que el destete debe llevarse a cabo cuando alcanzan un tercio de su peso de adulto (Charnov y Berrigan, 1993). Los humanos alcanzan diferentes tamaños, pero con este método de comparación el destete tendría lugar entre los 4 y 7 años de lactancia.

Destete de acuerdo con el tamaño del cuerpo adulto. Harvey y Clutton-Brock (1985) publicaron un estudio sobre las variables del ciclo vital de los primates que incluía una fórmula para calcular la edad de destete en función del peso del cuerpo de una hembra adulta. La ecuación predice la edad de destete para los humanos entre los 2.8 y 3.7 años, dependiendo del peso medio del cuerpo de una hembra adulta.

Destete en función de la duración del período de gestación. Bibliografía especializada sugiere que la edad del destete en mamíferos primates coincide aproximadamente con la duración del período de gestación (Lawrence 1989). Con este criterio, el destete en los humanos debería ocurrir tras sólo nueve meses de lactancia. Sin embargo, esta relación uno a uno se ve fuertemente afectada por el tamaño del mamífero adulto. Los humanos se encuentran entre los primates más grandes y comparten más del 98% de su material genético con los chimpancés y los gorilas. Según estas comparaciones, una estimación de la edad natural de destete para los humanos sería como mínimo de seis veces la duración del período gestante, esto es, 4.5 años.

Destete en función de la erupción dental.  Las investigaciones de Smith (1991), señalan que muchos primates destetan cuando los hijos desarrollan sus primeros molares permanentes, que en los humanos modernos tiene lugar aproximadamente entre los 5.5 o 6 años.

Los humanos alcanzan la autonomía inmunológica en torno a los seis años de vida, lo que permite suponer que, a lo largo de nuestro reciente pasado evolutivo, los niños disponían de la inmunidad activa que proporciona la leche materna hasta esa edad más o menos (Frederikson). Datos e investigaciones sugieren que los niños y niñas están diseñados para recibir todos los beneficios de la lactancia durante un período mínimo de 2 años y medio, y un aparente límite máximo de unos 7 años.

La selección natural ha favorecido a los niños que presentan una fuerte predisposición genética a esperar ser amamantados varios años después de su nacimiento, por lo que el instinto de mamar permanece fuerte en ellos durante todo este período. Hoy en día muchas sociedades pueden satisfacer las necesidades nutritivas de los niños a partir del tercer o cuarto año de edad con alimentos de adultos modificados.

Los alimentos industrializados y adaptados, y la medicina moderna pueden compensar algunos (que no todos) los beneficios inmunológicos de la lactancia, pero las necesidades físicas, cognitivas y emocionales de los niños persisten. Ante esto, será tomar conciencia de que entre los tres y los siete años es una edad razonable y apropiada para destetar, por poco habitual que sea.

 

Fuentes: https://laligadelaleche.org.mx/la-hora-del-destete/ (Traducción por Pilar García-Romeu).

Texto original: DRA. KATHERINE A. DETTWYLER. DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGÍA. TEXAS A & M UNIVERSITY. COLLEGE STATION TEXAS. (Breastfeeding ABSTRACTS, Ag. 1994, Vol. 14, nº 1)