La vida que se desarrolla en el útero de mamá

May 8, 2018

Las condiciones que rodean al feto durante su estancia in útero son casi ideales. La placenta proporciona continuamente el oxigeno y nutrientes necesarios para su crecimiento, encargándose también de eliminar los productos de desechos. El líquido amniótico le protege de los ruidos y los golpes; dentro la temperatura es estable, la luz está filtrada. Se trata de un entorno seguro y protector en el que todas las necesidades son satisfechas de inmediato sin el menor esfuerzo de su parte.

Cuando estás tranquila y contenta, tu cuerpo genera endorfinas y el bebé in útero se beneficia de dicho estado. Esta imagen de la vida intrauterina puede parecer maravillosa, pero no siempre es así. Estas condiciones optimas pueden ser perturbadas cuando te intoxicas al fumar o beber o comer algo que te causa malestar. Una infección, una enfermedad endocrina o metabólica, o una intoxicación grave pueden poner en peligro la supervivencia de tu feto, o forzarlo a vivir el estrés de situaciones adversas a su condición normal.

Asimismo ciertos estados emocionales tóxicos como la ansiedad, el miedo, la depresión, la tensión, malos tratos físicos y emocionales, etc. influyen en el embarazo. Sabemos que los bebés in útero perciben tu estado emocional a través de mecanismos propioceptivos y las descargas frecuentes de adrenalina y cortisol provenientes de tu cuerpo pueden estresar a tu bebé. De alguna manera perciben que algo malo sucede afuera y son vulnerables a ello.

La vinculación con tu hijo, como ya lo hemos mencionado, comienza desde que se encuentra adentro de ti. Por eso es importante que le hables, lo acaricies, descanses con él, escuchando música. De esta manera comienzas a llenar a tu bebé de sensaciones que le dan confianza y seguridad, las mismas con las que llegará a la vida para continuar con contigo esa vinculación tan satisfactoria.