La conexión especial entre bebé y mamá

December 13, 2018

La relación entre tu hijo y tú inicia desde la gestación y durante los nueve meses que tu bebé crece dentro del útero.

La relación entre tu bebé y tú inicia desde la gestación y durante los nueve meses de crecimiento en el útero. Es la primera etapa en la que “abrazas” a tu hijo dándole toda la protección que necesita para desarrollarse y prepararse para conocer el mundo exterior. Esta relación es esencialmente física, y a través de ella, tú, con tu amor, le proporcionas seguridad y confianza a tu hijo por medio de estímulos que simulan la experiencia de la vida intrauterina.

Después del nacimiento, como madre satisfaces las necesidades físicas y emocionales de tu hijo, y al mismo tiempo tu bebé también despierta en ti la felicidad del amor y el instinto materno que te llenará de nuevas sensaciones y sentimientos maravillosos por el simple hecho de haber llegado a tu vida.

Estas sensaciones se complementan en el aspecto físico, ya que como mamá, también te sientes complacida cuando tu bebé succiona de tu pecho la leche materna que tanto necesita para su crecimiento y desarrollo, o calma su llanto con tu caricia. Entre ambos existe un ir y venir de sentimientos que se completan y se complementan entre sí.

De esta manera, la vinculación madre-hijo comienza desde el embarazo, sobre todo si lo vives de forma consciente, disfrutando la vida en tu vientre, sintiendo los movimientos de tu bebé, hablándole con cariño y esperando amorosamente su nacimiento, y sigue creciendo conforme su relación madura en la vida cotidiana.

En Te Abrazo sabemos de la importancia de ese primer contacto con tu bebé y la forma en que ambos se vinculan. Por estas razones, contamos con una variedad de rebozos para cargarlo y logar que se “sienta en casa” y seguro al estar cerca de ti, desde su llegada a este mundo. En esta época en la que la convivencia familiar se fortalece con las fiesta, sé tú, a través de tus brazos, quien le presente el mundo a tu bebé con confianza y cariño.