Jugar en la lluvia, ¿buena o mala idea?

June 25, 2019

 

La temporada de lluvia se nos ha adelantado, y ahora buena parte de las tardes de verano son lluviosas. Para muchos significa que las niñas y los niños se queden encerrados en casa, viendo algún programa o película, o jugando con tableros de mesa, videojuegos o juguetes. Sin embargo, salir a jugar bajo la lluvia tiene sus beneficios, y en este posteo te los contamos:

1. Fomenta la auto-regulación en la temperatura de los niños pues, al estar expuestos a los cambios de temperatura, identificarán si sienten calor o sienten frío, aprendiendo así a vestirse por sí mismos para cada estación. Esto, parece mentira, pero también les ayudará a madurar su poder de decisión y autonomía, el primer gran paso para que aprendan a cuidarse por sí solos: si está lloviendo, podrán determinar si salen con botas de lluvia o paraguas, o asumir la consecuencia de salir sin nada.

2. Se estimula la creatividad. Al tener impedimentos, como el agua, o nuevos elementos, como el lodo, aprenderá a buscar nuevas formas de entretenimiento a partir de lo que se le va presentando. En la lluvia se pueden hacer cosas distintas, y las de siempre se pueden hacer de otra forma.

3. Apreciar la naturaleza y los cambios de estaciones. El mundo está cambiando a partir de fenómenos naturales, y del paso irresponsable del hombre. Necesitamos re-aprender a identificar las señales para saber más sobre el clima, y eso sólo se logra observando y experimentando. Este es un ejercicio que podemos hacer con ellos, pues todos necesitamos volver a aprender para ayudar al planeta.

4. Fortaleceremos su adaptabilidad y resiliencia. Esto lo demuestran aquellos que aprendieron en escuelas ubicadas en zonas boscosas, donde las niñas y los niños se desarrollan parte del día al aire libre, con independencia de las condiciones meteorológicas, haciéndolos más resilentes y adaptables a los cambios de la vida, pues aprenden a jugar y desarrollarse aunque las condiciones externas sean cambiantes.

5. Se fortalece su sistema inmune. Precisamente uno de los motivos que hace que los niños enfermen más en época de lluvia o en invierno, es el hecho de estar encerrados mucho tiempo con otros niños en espacios con poca ventilación. Es un caldo de cultivo estupendo para la propagación de virus. Estar al aire libre, bien abrigados, no debería significar mayor problema en niñas y niños sanos y en condiciones normales.

6. Hacen ejercicio. El movimiento generará calor, y la sensación de estar bajo la lluvia será, incluso, placentera.

¡Haz el experimento, y vive con tus hijas e hijos una tarde de diversión bajo la lluvia!