Evitando el mareo en el coche.

July 26, 2018

El mareo puede mitigarse con algunas buenas prácticas, y con mucha paciencia.

Es verano, y muchas familias saldrán de vacaciones, lo que implica que los niños pasarán algunas horas en el auto o en un avión. Una consecuencia común de estos viajes es el mareo por el movimiento, que provoca incomodidad o que el viaje se prolongue por paradas continuas. En este posteo te ofrecemos información y consejos al respecto, que esperamos te sean útiles.

Primero comprendamos cómo se provocan los mareos. La cinetosis, o el trastorno en el organismo ocasionado por el movimiento, produce en los niños síntomas desagradables pues, entre los 3 y los 12 años de edad, son particularmente sensibles. Se define como descontrol en el organismo a partir del movimiento; específicamente, el oído medio y el sistema osteomuscular se desequilibran a partir de la ausencia de la concordancia entre la vista y las sensaciones corpóreas. Esta sensación se presenta debido a que el cuerpo del niño está detenido, mientras que todo a su alrededor está en movimiento. Una vez que el cerebro percibe erróneamente que el individuo se está moviendo, envía señales que logran perturbar al organismo.

Algunos síntomas que acompañan a la cinetosis, son:

  1. Vértigo
  2. Pérdida del equilibrio
  3. Palidez
  4. Vómito
  5. Sensación de frío o sudoración

Los pediatras pueden recetar algunos medicamentos que ayuden a mitigar el problema; sin embargo, para evitar la medicación te aconsejamos lo siguiente:

1. Se ha comprobado que viajar con el estómago vacío puede acentuar el malestar provocado por la cinetosis. Por tanto, se recomienda que coman al menos una hora y media antes de subir al coche, pero no que sea una comida pesada sino algo ligero, compuesto de proteínas, vegetales, y sin grasas. No deberá comer hasta llenarse, ya que, en caso de mareo, el vómito será irremediable, y la pesadez puede aumentar la sensación desagradable.

2. Otro consejos es considerar el viaje justo en las horas en las que los niños toman la siesta o por la noche (sobre todo si es un largo viaje en avión), ya que el desequilibrio en el oído medio no pude producirse cuando una persona está dormida.

3. Es importante evitar los videojuegos portátiles, tabletas, los libros, o cualquier actividad que lo mantenga con la cabeza inclinada hacia abajo o girando puesto que, si su vista está concentrada en un punto fijo, al levantar la cabeza y percibir el movimiento veloz del coche, su cerebro no podrá adaptarse rápidamente al cambio brusco y generará
mareo.

4. Evitemos temperaturas extremas en el coche, esto es con aire acondicionado muy frío o la calefacción muy alta. Si se presenta mareo, lo ideal es abrir la ventana para que circule el aire y el cerebro pueda identificar y adaptarse al movimiento.

Si todo falla, ten paciencia. Ayúdale a que respire y se calme, pues la sensación podría provocarle ansiedad y frustración. Y no olvides empacar toallitas húmedas y bolsas para el mareo por si tiene necesidad de vomitar en algún momento en donde detenerse no sea posible.