El hijo que llega primero a la familia.

October 31, 2017

El primer hijo que llega a una familia tiene un papel muy especial. Cuando un niño es planeado y esperado por algún tiempo, es recibido con mucha emoción y amor pues ha llegado a completar la felicidad de los padres.

Entonces sucede que llega un hermanito pequeño a la casa. Muy probablemente lo que siente el primer hijo al ser “destronado” por ese nuevo bebé puede describirse como que su mundo cambia de un día para otro; todo lo que antes le daba seguridad se acabó, las visitas llegan con regalos y al hijo mayor muchas veces ni lo voltean a ver, pues les interesa conocer al nuevo bebé.

Ahora debe compartir todo: el cuarto que antes era sólo suyo, a sus padres que antes lo cargaban siempre que lo pedía; ahora tiene que esperar su turno cuando pide algo. En la casa ya no puede correr ni gritar porque todos le dicen que el bebé está dormido y que puede despertarlo. Le dicen que es el “grande”, y a veces eso le agrada pero otras se siente frustrado, presionado y hasta celoso.

Y, lo peor, su mamá está muy cambiada: antes sólo tenía ojos para él, que era su único hijo, pero ahora la mayor parte del tiempo está ocupada con el nuevo bebé: cuando lo alimenta con su pecho lo lleva muy cerca de su cuerpo, sus ojos ya no lo miran solamente a él, ya no juega con él cada vez que se lo pide, le dice que está cansada u ocupada, a veces hasta lo regaña o le da una nalgada por insistente cosa que antes no sucedía.

Ante esto, es probable que aunque hubiera dejado el pañal, vuelva a hacerse pipí para llamar la atención porque quiere ser bebé de nuevo para estar más cerca de su mamá. Es muy común que el hijo mayor se sienta resentido y celoso de su hermano menor y cada vez más distante de su mamá.

Una de las cosas que se pueden hacer es cargar al nuevo bebé en rebozo Te Abrazo. Esto ayuda a que el hijo mayor reciba la atención de mamá, mientras que el bebé esta tranquilo descansando cerca de ella. Sus manos estarán libres para hacer prácticamente cualquier actividad con el hijo mayor, al mismo tiempo que carga al recién nacido. De esta forma, es más fácil lograr un equilibrio entre ambos para evitar así resentimientos.

 

Bibliografía: Así fluye el amor
Autor: Laura Rincón Gallardo

Tags:  ,