El hijo primogénito. Parte II

April 23, 2013  No hay comentarios

En el posteo anterior hablábamos de lo que siente el hijo mayor cuando llega un hermanito nuevo, a continuación te presentamos un buen ejemplo que puede ayudar a las madres a imaginar en carne propia los sentimientos que experimenta el hijo mayor con la llegada de un hermanito.

Imagina que llega tu marido con la gran noticia de que va a traer a una nueva mujer a vivir a tu casa. Al principio te sorprendes con la noticia pero él trata de tranquilizarte diciéndote que va a ser tu amiga, que va a acompañarte y a ayudarte en la casa.

Cuando llega la nueva mujer la cosa se pone peor, pues tienes que compartir el cariño y el tiempo de tu marido, quien la abraza, la besa, la acaricia, pasa horas con ella y empieza a descuidarte a ti por estar con esta nueva mujer. Y lo que es peor, ella se quedará con ustedes por el resto de la vida. ¿No significaría esto algo profundamente doloroso para ti?

Suena muy fuerte, ¿a poco no? Y es que prácticamente ninguna otra vivencia infantil es tan decisiva como la que vive el primogénito cuando llega un hermano a su vida; esto significa que para el niño la primera prueba de la vida que tiene que soportar, pues con la llegada del hermano cambia todo y lo que daba confianza desaparece.

Hasta entonces, el hijo mayor se sentía parte del mundo de los adultos, ahora este mundo ya no le pertenece por completo, pues se dirige a observar en otra dirección.

El niño se siente excluido y abandonado a sus recursos. En su sentir y pensar, siente que tiene que superar esta primera crisis en su vida pero no sabe cómo hacerlo. Tal experiencia puede ser vivida con mucho miedo y por otro lado, puede representar una gran oportunidad en su vida.

En el mejor de los casos, esta experiencia puede transformarse en una fuerza que se expresa en una ambición especial, una capacidad para ser líder, un gran sentido de responsabilidad y del deber, así como seriedad y fidelidad hacia sus tradiciones y su país; y una gran capacidad especial para soportar situaciones difíciles.

Pero también sucede que estas vivencias tan difíciles pueden ocasionarle problemas de inseguridad, sentimientos de abandono y resentimiento hacia el hermano o los padres, para los cuales la Terapia de Contención sería una gran solución.

En TE ABRAZO nos preocupamos porque el amor fluya en tu familia, por eso te recomendamos que busques la ayuda de un profesional en el tema si crees que la necesitas.

Bibliografía: Así fluye el amor
Autor: Laura Rincón Gallardo

Deja una respuesta