Cuida a tu bebé del frío.

January 30, 2018

El clima ha cambiado tanto que el invierno es cada vez más frío. Y son las bajas temperaturas las que preocupan a las mamás, pues son los más complicados cuando de bebés pequeños se trata; pero si te preparas bien y tomas tus precauciones, estos fríos no tienen por qué afectarte ni a ti ni a tu bebé.

Primero que nada, es indispensable saber que el frío no es el responsable de las enfermedades, el problema son los cambios de temperatura. Si vas a sacar a tu bebé a la calle, procura abrigarlo bien para que el cambio de temperatura no sea muy brusco. También ten cuidado de que no se enfríe al sacarlo de bañar, calentando la habitación para que esté tibia cuando lo saques de la bañera.

Piensa que la falta de abrigo es igual de mala que el exceso de abrigo, así que cuida tapar bien a tu bebé pero no te excedas. Evita los ambientes secos y mantén una correcta higiene en las mucosas del bebé para evitar catarros.

Cuida que su alimentación sea adecuada, con el aporte suficiente de nutrientes que le ayuden a reforzar su sistema inmunológico. Hidrata la piel del bebé con cremas humectantes y emolientes.

Y lo más importante, nunca lo auto-mediques; si notas cualquier síntoma de enfermedad, por más pequeño que sea, llévalo con el pediatra para que lo revise y pueda medicarlo de manera adecuada.

La temporada de invierno es ideal para cargar a un bebé recién nacido con un rebozo, pues mamá y bebé se mantienen calientitos y ninguno pasa frío. Otro gran consejo para proteger a tu bebé en esta época de frío es envolverlo con Te Abrazo en el frío, que mantiene a buena temperatura a mamá, papá y bebé. Sus extremos ayudan a envolver al bebé mientras que es cargado en el rebozo, al mismo tiempo que cubre los hombros y la espalda de la madre, sobre todo si amamanta a su bebé por las noches.