Cuando los niños comienzan a identificar la diferencia entre hombre y mujer.

April 12, 2018

En la etapa edípica, entre los tres y los cinco años, los niños empiezan a desarrollar sus diferencias sexuales, en lo cual es muy importante poner atención. Es aproximadamente a los tres años de edad cuando muestran curiosidad ante las diferencias entre el cuerpo femenino y el masculino y como les resultan interesantes, comienzan a hacer preguntas.

La palabra sexualidad tiene una connotación completamente diferente para los adultos que para los niños, quienes no entienden porqué los padres se confunden, les da vergüenza o tratan de evitar el tema. A muchos padres les cuesta trabajo aceptar la manera en que sus hijos viven la sexualidad, algo que sencillamente es parte de la vida. Sin embargo, cuando se les explica en forma directa y sencilla las diferencias y cambios en su cuerpo, aceptarán la sexualidad como un hecho tan normal como hacer su tarea o andar en bicicleta.

Con frecuencia los padres llegan a creer que el interés de sus hijos hacia la sexualidad es en el acto sexual; esto no es así. En realidad su curiosidad es completamente distinta, ellos lo que quieren es saber cómo funciona su cuerpo, y no están pensando en el coito.

El mejor momento para informar a los niños sobre temas de sexualidad es justamente cuando hacen preguntas. En esta fase quieren saber porqué los niños tienen pene y las niñas no, cómo crecen los bebés dentro de la madre y cómo salen, por qué mamá tiene senos o por qué el padre tiene vello o un pene tan grande.

Nuestra explicación deberá ser clara, pero no necesita ser detallada. Podemos usar elementos metafóricos que nos ayuden a explicar de forma sencilla o para que ellos vayan conceptualizando una idea: “cuando un papá y una mamá quieren tener un bebé, una célula (o semilla) del cuerpo de papá se une a una célula del cuerpo de mamá, y de esa unión se forma un bebé empieza a crecer en el vientre de mamá. Cuando el bebé es suficientemente grande sale por la vagina, que es el punto de salida del vientre”.

Nuestras respuestas deben de ser cortas y satisfacer al niño, pero debemos saber que al poco tiempo volverá con esa un otras preguntas adicionales. ¡Recibamos su curiosidad sin miedo, y ayudémosle con información franca a que poco a poco vaya conociendo el mundo y cómo funcionan las cosas!