Causas del trastorno de vinculación.

November 9, 2017

No estar para tu bebé cuando sufre dolor, causa una separación gradual afectiva y de seguridad que puede ocasionar graves daños a futuro. Recuerda que el amor, el cariño y la cercanía que tengas con tu bebé formará vínculos que difícilmente se romperán con el paso del tiempo. A continuación revisaremos algunas causan que generan el trastorno de vinculación:

  • Separación de varias horas entre tu y tú recién nacido.
  • Un parto que califiques como traumático, por la duración, el miedo, o porque el niño quedó físicamente muy lastimado.
  • Tu bebé tiene que quedarse en el hospital por haber nacido prematuramente o porque necesitó terapia intensiva
  • Anestesia en el parto o desmayo tuyo, en cuyos casos tu bebé dejará de sentir su presencia, lo cual le generará un miedo extremo.
  • Las “inofensivas” exploraciones o diagnósticos en el embarazo como la amniocentesis (extracción del líquido amniótico para analizarlo).
  • Ambivalencia o rechazo por parte tuya durante el embarazo.
  • Nacimiento por cesárea, ya que tanto tu bebé como tú perdieron la oportunidad de vivirá la experiencia de la polaridad, que va de la crisis del nacimiento a la liberación final.
  • Casos en que una enfermera se hace cargo de tu bebé y pasa más tiempo con él que contigo.
  • Sentimientos de rabia, tristeza, o dolor por parte tuya en caso de tener problemas con tu pareja, muerte de alguna persona cercana o cualquier situación de impacto emocional.
  • Cuando regresas a tu trabajo inmediatamente y tienes que dejar a tu hijo en la guardería.
  • Cuando viajas o te alejas de tu hijo por la razón que sea durante los dos primeros años de vida. Esto le puede causar a tu bebé un sentimiento de abandono.
  • Cuando sufres de alguna enfermedad que te discapacita para ejercer tu labor de madre.

Estas situaciones pueden lastimarte a ti y a tu bebé, y separarlos de forma continua, afectando semanas, meses y años su relación. Tu bebé cuando nace, necesita la relación contigo de la misma manera como necesita el aire que respira. Siempre contén a tu bebé, abrázalo y hazle sentir que nunca te irás; cargarlo con un rebozo Te Abrazo muy cerca de ti, para que pueda sentirte a través del latido de tu corazón y el calor que emites, restaurará el tiempo perdido y reparará el vínculo entre ambos, que se verá reflejado en la confianza que tu bebé sienta en su entorno, y la seguridad con la que irá creciendo. Esto generará la más profunda y bella conexión de todas.