Actividades para las tardes lluviosas.

June 19, 2018

Las manualidades son importantes para el entretenimiento racional, ya que los relaja a través del aprendizaje.

El clima sigue cambiando, y así también las actividades que teníamos planeadas para los días. Son pocas las tardes soleadas, pues se van relegando con lluvias que no nos permiten pasar tiempo en el parque o en el jardín, o que hacen de los traslados a las actividades extra escolares o a las casas de los amigos más difíciles. Así pues, nuestros hijos pasarán más tiempo en casa. Lejos de que esto se convierta en un problema o un dolor de cabeza, es una buena oportunidad para compartir, fortalecer el vínculo que tenemos con ellos al considerar una serie de actividades manuales como buena solución para mantenerlos ocupados y contentos que, además de ser algo que disfruten, les permita estimular su creatividad, desarrollar su personalidad y gustos, y expresarse.

Las manualidades son importantes para el entretenimiento racional, ya que los relaja a través del aprendizaje. Se convierten, finalmente, en cosas que aunque puedan no parecer hermosas de mi primera mano, son motivo de satisfacción para ellos y de orgullo para los padres. Con ellas se despiertan intereses insospechados, avivando la destreza psicomotriz a través de la mejora en la concentración.

Llevarlas a cabo requiere tener todos los sentidos puestos en ellas; a pesar de ser niños pequeños, desde esa edad van potenciando sus habilidades. Además de beneficiarles en lo individual, son canales perfectos para la unión entre hermanos, y para compartir en familia una actividad divertida para todos.

Para llevar a cabo una manualidad, no se necesita gran cosa. Lo principal será que destines un buen espacio para trabajar. Puede ser la mesa del comedor, que recubierta con papel periódico o con hojas de papel bond quedará bien protegida de cualquier daño. Será importante decidir qué se hará: una pintura, una escultura con plastilina, algún experimento. Después de tenerlo claro, trata de que todos los elementos estén al alcance en la zona de trabajo, así evitarás que se pierda la concentración por tener que levantarse a buscar materiales, o que, por el movimiento, se puedan ensuciar otras zonas de la casa que no estén pensadas para esto.

Después de usar pinceles, brochas o rodillos hay que lavarlos bien para que no se resequen y echen a perder. Será importante mostrarles también cómo tapar las pinturas que utilicen para que no se sequen. Como ves, los cuidados posteriores de los materiales funcionan también para enseñar sobre responsabilidad y no desperdicio, lo que hace de la experiencia un aprendizaje constante en muchos sentidos.

Es muy importante que los hijos sientan que el producto que están elaborando no es algo desechable; que es tan importante para nosotros como para usarlo o para exhibirlo en una especie de galería. Para esto, destina un espacio en casa para exhibir las creaciones resultantes; puede ser el refrigerador o algún pizarrón de corcho en la sala, el estudio, las recámaras o el cuarto de la televisión. Puede rotarse cada determinado tiempo para que los hijos se estimulen a seguir creando.

Recuerda que lo más importante aquí es que vivas la experiencia con ellos, que los ayudes, motives y felicites por sus logros. Y que pasen un muy buen rato juntos. ¡No dejes de compartirnos tus experiencias!